… y diez edificios

A guisa de resumen del año Arquitectura, entre otras soluciones propone diez edificios que he juzgado especialmente relevantes, todos ellos recientes pero no necesariamente entregados en 2013, y alguno actualmente en construcción o en desarrollo. Ninguno de estos edificios ha sido objeto de un reportaje en el blog. Los que ya han sido reseñados no han entrado en la selección, que no tiene ninguna voluntad de clasificación, si no la de un posicionamiento necesariamente parcial e intencionado sobre el aquí y ahora de la arquitectura.

De Rotterdam, Rotterdam, Holanda. Rem Koolhaas/ OMA (1997-2013)

Ossip van Duivenbode
Foto: Ossip van Duivenbode

El complejo multifuncional contiene viviendas, un hotel, oficinas, un centro comercial y un aparcamiento. Ubicado en el puerto de la ciudad, se desarrolla en altura como una yuxtposición de plantas tipo dispuestas en un sólido trabajado como un apelotonamiento de cuatro torres sobre cuatro torres, que, en realidad, forman una unidad estructural. La combinación de tipologías y fachadas genéricas, combinadas con el corte en medio y un zócalo de composición horizontal sobre el que se elevan las torres da un carácter singular, único, al edificio, que completa su pedazo de ciudad. El proyecto, de gestión larga y complicada, tuvo una enorme influencia de más de una década antes de su terminación, que el resultado final verá corregida y aumentada.

Centro de finanzas, Shanghai, Foster & Partners/ Heatherwick Studio (en construcción)

Foster-and-Heatherwick-team-up-on-Shanghai-cultural-complex_1

Lord Foster ha sido uno de los arquitectos más importantes del mundo durante los últimos cincuenta años. Su estudio, insignia de la modernidad clásica, está abanderando, desde hace años, su regeneración a través de una trayectoria reciente basada en proyectos, a menudo de gran escala, que tienen como preocupación común el trabajo sobre el espacio público y la eficiencia energética. Normal Foster, que en 2015 cumplirá ochenta años, prepara, desde hace tiempo, su sucesión. Y es en esta lógica que se ha de leer su asociación reciente con Thomas Heatherwick, arquitecto de talento excepcional e irregular. Cuando Heatherwick acierta, formaliza a través de procesos constructivos atípicos, repensando un puente levadizo como una estructura asimétrica que, plegada sobre sí misma, desaparece sin dejar rastro convirtiéndose en una escultura, o un pebetero olímpico a partir del paso de escala de las antorchas que lo han de encender, o una escalera imperial a partir de bandas blandas que conforman sus escalones, o un edificio institucional para una marca de ginebra a partir de los recipientes usados en la destilación.
La asociación ha creado un complejo que yuxtapone edificios de diversa escala bien proporcionados, compuestos guiñando un ojo a la arquitectura de los Smithson, que usan el valor de serie y la repetición como principal recurso para recuperar la globalidad, y, simultáneamente, permiten una composición compleja y sensible para con el entorno. La credibilidad de Foster dotará de profundidad la capacidad formal de Heatherwick, y la incógnita es saber qué hará este último con estas enseñanzas. Una apuesta de futuro en toda regla.

Victoria & Albert Museum of Childhood, Londres, Caruso St John (2002-2007)

victoria and albert

Exploración de la relación entre el Movimiento Moderno y el clasicismo por parte de unos arquitectos virtuosos, cultos, que, a diferencia de otros que han escogido este camino, tienen una enorme capacidad para expresar su arquitectura directamente a través de los procesos constructivos. El edificio rehabilita una nave de fábrica de ladrillo y estructura metálica y le adosa un pequeño cuerpo de nueva planta compuesto representando unos vanos de pilastras sobre una pared ciega a través de una composición realizada sobre un aplacado sin relieve con un acceso central. Gestos mínimos, decoración aplicada y un lenguaje fuera de toda época que pliega toda la historia de la arquitectura sobre el momento actual.

OostCampus, Oostkamp, Carlos Arroyo arquitectos (2008-2012)

oostcampus
Foto: Miguel de Guzmán

El concurso proponía la construcción de un ayuntamiento y un centro cívico en los terrenos de una antigua fábrica. Carlos Arroyo gana el concurso proponiendo el complejo dentro del edificio de la fábrica, sin derribarlo. Y no sólo esto: es entendido como un espacio público conformado a partir de una calle de nueva creación que, en palabras del arquitecto, se pueda cruzar en bicicleta, ubicado dentro del eificio: un Carpenter Center dentro de una fábrica de Coca-Cola.
Adicionalmente, los promotores estaban muy interesados en la construcción sostenible y en la eficiencia energética, cosa que el arquitecto y su equipo consiguen con la doble dificultad de trabajar sobre una estructura existente y de no renunciar en absoluto a su propio lenguaje arquitectónico, a base de burbujas de cartón-yeso conformadas mediante un sistema constructivo novedoso. Arquitectura conformada, por tanto, desde la propia expresión de sus sistemas constructivos sin hacer de ello ningún tipo de bandera, que ofrece y expresa un modo de entender la política impensable de proponer en su país de origen.

Espai La Lira, Ripoll, RCR arquitectes/ Joan Puigcorbé (2005-2005)

RCR la lira
Foto: Hisao Suzuki

El cine-teatro La Lira, ubicado en el centro urbano en una parcela alimentada por la calle Mossèn Cinto Verdaguer se volca, por su parte trasera, sobre el Ter, se quemó hasta los cimientos. El ayuntamiento propuso substituir el edificio por una sala de exposiciones que el equipo ganador del concurso propone trasladar al sótano (en realidad una planta baja al nivel del río) para construir, literalmente, el vacío dejado por el incendio. Tan sólo eso: un marco que significase el vacío dejado por la parcela. Y, a través de un puente, conectar este vacío con el otro lado del río, donde está el mercado municipal. La propuesta, pues, presenta una doble condición: la de conector urbano, una plaza cubierta que propone un bypass que mejora todo el centro de la ciudad y enriquece la red de calles existente, y la de la formalización del vacío, del Panteón a Tindaya pasando por la Alhondiga de Oteiza y las lonjas medievales.
El resultado final resume lo que significa ser arquitecto: leer y entender la voluntad urbana de un encargo públic por encima de una propuesta de programa voluntariosa pero insuficiente completada por unos profesionales que han conseguido unificar una lectura correcta del futuro de la ciudad en su lenguaje y su voluntad expresiva cumpliendo el programa y el presupuesto asignados al concurso.

Recuperación de las riberas del río Llobregat. Batlle & Roig arquitectes, (2007-2011)

jordi surroca
Foto: Jordi Surroca

Arquitectura a partir de una lectura infraestructural atenta que obvia el diseño. La escala del encargo es enorme, casi 160ha. El margen de actuación, escaso. El presupuesto, irrisorio. Nulo para cualquier escala inferior a la periurbana. Y, aun así, el éxito del proyecto es absoluto: la ribera del río Llobregat, de nuevo verde. El paisaje ha cambiado de cara. Y la comprensión que la Rambla de Barcelona es, en realidad, un curso de agua, un corredor, y su lógica puede ser territoria.
Un planteamiento pionero. Una manera de trabajar que dignifica y redefine la profesión.

Casa-Jardín, Tokio, Ryue Nishizawa, (2006-2011)

big_369975_1689_DO1112130101
Foto: Iwan Baan

El arquitecto, tanto sea en su estudio como asociado a Kazuyo Sejima en SANAA, trabaja sobre la expresión de la arquitectura más allá del Movimiento Moderno. Desde la construcción pura y dura, Nishizawa entronca una de las mejores expresiones de la manera de vivir contemporánea con la casa japonesa tradicional a través de un arriesgadísimo proyecto dispuesto en una parcela de menos de 70m2 producto de un espacio residual sobre el que respiran los testeros de dos edificios existentes en un país que no conoce el concepto de medianera. La minúscula superficie en planta macla, piso a piso, un programa cubierto mínimo con un jardín también mínimo, probando que un programa infinitamente troceado se puede formalizar a través de la reducción máxima y de los gestos del cuerpo humano, jugando con la escala, con los gruesos constructivos mínimos, con la cultura del propio cliente, condenado a ducharse sobre una ventana que ventila el edificio de oficinas adyacente. La casa, sin nada que se pueda llamar fachada, no es tanto un refugio físico como un refugio conceptual, no cerrado, capaz de prescindir de la idea tradicional de refugio, de hogar, para devenir puro tránsito, un marco de actividad donde la idea de intimidad pasa por una exposición visual total. El Pao de la mujer nómada finalmente fijado donde se ha podido comprar un espacio para disponer de unos cimientos. Una de las casas que mejor refleja la noción de habitar contemporáneo. El resto se encuentra en la literatura de Haruki Murakami.

Home for all, zona de Fukushima, Toyo Ito (2011-)

toyo-ito_homeforall

El arquitecto, profundamente impactado por el terremoto de Fukushima, viajó a la zona cero pocos días después del tsunami para diagnosticar que las condiciones de vida mínimas y los refugios temporales para los habitantes de la zona estaban salvados con solvencia. No así los espacios de relación, sobre los que, para hacerse útil, el arquitecto trabaja desde el primer momento que consiguió poner los pies en la zona. Sus clientes: pescadores, obreros, gente humilde de baja condición cultural que necesita desesperadamente referentes sobre los que reconstruir su habitat. En estas condiciones, Ito elabora el proyecto que, según ha declarado, lo ha dejado más satisfecho de toda su carrera: una caseta de reuniones en un pequeño pueblo cerca de Fukushima, auspiciada bajo su programa Home for all, que lo ha llevado a asociarse, entre otros, con Sou Fujimoto. La casa, exteriormente, remite a las construcciones japonesas tradicionales, y, aparentemente, no tiene ningún rasgo que la separa de las vecinas. Quiere ser tan anodina como las casas que los habitantes de la zona han hecho suyas. Internamente, lo mismo. Excepto porque todo lo que la arquitectura de Ito es capaz de dar está allí, sin ningún tipo de concesión. Excepto por un aspecto absolutamente convencional, preparado para no perturbar, o para alimentar la concepción conservadora de la arquitectura que tienen los vecinos de la zona.
Ito, consecuente con lo aprendido gracias a esta desgracia, ha cambiado su modo de concebir la arquitectura desde entonces. Lo que otros arquitectos comprometidos desde la cooperación no han querido, o no han sabido hacer: y es que el compromiso no puede ser episódico.

Club de golf, Vidago, Alvaro Siza. (2010)

vidago golf

No hacer nada. El arquitecto es comisionado para restaurar el club de golf existente del hotel Vidago Palace, que juzga en buenas condiciones y se limita a consolidar, repavimentar y amueblar. El resultado final es una arquitectura 100% Alvaro Siza, sin concesiones: máximo respeto a lo existente, y, a través de una intervención mínima y exquisita, re-autorizar el edificio con tan sólo una mirada. La valoración de lo existente y su adecuación a un nuevo uso como garante y ampliación del buen hacer del arquitecto. En lugar de este edificio hubiese podido hablar, tranquilamente, de la operación Alta Diagonal realizada por Jordi Badia/BAAS, análoga en un edificio de escala urbana.

Atrio de la Alhambra, Granada, Alvaro Siza/Juan Domingo Santos, (en desarrollo)

atrio alhambra

La Alhambra, conjunto de palacios reales y fortalezas militares consolidado y adaptado para su visita a partir de finales del siglo XIX, actualmente Patrimonio Mundial de la UNESCO, es actualmente una atracción turística que recibe más de dos millones y cuarto de visitantes al año, practicantes de lo que podríamos llamar turismo cultural. Su carácter de conjunto turístico de referencia cultural. Su carácter de conjunto turístico de referencia demanda de una infraestructura potente, mezcla de aparcamiento, centro de visitantes, centro de información y documentación, tienda, auditorio y cafetería que posibilite y facilite la visita. La asociación entre Alvaro Siza y Juan Domingo Santos consiguió el encargo, actualmente en progreso. Se trata de un complejo de unas dimensiones en planta superiores a las de cualquiera de los edificios del complejo, articulado en función de la topografía en una serie de cuerpos horizontales, de proporciones cuidadísimas, alimentadas por unos patios que juegan de tu a tu, en dimensión y proporción, con los más conocidos del interior de la fortaleza. El conjunto establece un diálogo franco y directo con las piezas existentes y, urbanísticamente, las articula y adecua a su condición actual.

Esta entrada fue publicada en crítica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *