Reivindicando el Europan

Hará cerca de un año que participé en la edición del Europan que se celebró entre otras ciudades en Soria. Firmé la propuesta a medias com mi socio Merwan Chaverra, autor de algunos de los dibujos que mostraré. Los que no están indicados (sean fotos , planos, o dibujos a mano alzada) los he dibujado yo mismo.
Las propuestas ganadoras optaron invariablemente por un linea de trabajo muy descontextualizada del lugar. Probaban invariablemente, de resolver el problema reduciéndolo a una ecuación preestablecida consistente en un problema urbanístico concreto (la conexión de Soria con el río) rodeado por un problema socioeconómico global, donde se huye de casuísticas y problemas más locales.
Nuestra propuesta pretendía exactamente lo contrario: partir de un estudio profundo del lugar (que ya conocía de visitas anteriores) y realizar un nuevo proyecto, complejo , apoyado sobre los tipos edificatiorios y urbanísticos conocido, sin obsesionarnos por las novedades a priori.
El nacimiento de Soria como ciudad está ligado a la guarda del vado del río Duero. Al establecimiento de una aduana, su defensa, el cobro de un peaje. Su carácter inicial es subsidiario de ello , y su formación como capital de provincia será larga y compleja. Quedará completada a pocos años de la guerra civil, con el plan urbanístico de la Alameda, elaborado con criterios racionalistas por el interesante arquitecto vasco Ramón Martiarena , posiblemente el más decisivo de todos los arquitectos que intervienen en la ciudad durante el siglo XX, miembro del GATEPAC.
La formación de la ciudad se realiza entre mediados del siglo XI y principios del siglo XII (una ciudad, pues, muy moderna) por adición de pequeños poblados de base celtíbera .

La arquitectura celtíbera nos ha llegado transformada y sobrevive todavía en lugares muy aislados de Europa, tales como la Irlanda rural o la Galicia profunda, alejada de las costas y el turismo. No se conservan apenas trazas de las construcciones originales, ya que era una arquitectura demasiado basada en la madera, con poca piedra , que necesita de una atención prácticamente constante estación a estación , y cada vez que se reforma se adapta a los nuevos tiempos.
Su manera de crecer y adicionarse es muy primitiva. Los módulos básicos son redondos o precariamente porticados , construidos alrededor de un fuego si chimenea , con el humo escurriéndose entre las rendijas del tejado y que lo ahuma todo: personas, alimentos, ganado.
Si se requieren módulos mayores , sencillamente se construye otro a pocos metros del primero. Mal pegado. El conjunto de diversos módulos, rodeados por una valla de madera que en ocasiones llega a reciclarse como parte de algún módulo es denominado por algunos historiadores como barrio.
Esta estructura sobrevive al cristianismo con la sencilla adición de una ermita (cuando se puede, el primero o el único edifici de piedra ) que acabará transformada en parroquia.

La Soria inicial tendrá unas treinta y cinco parroquias, extendidas por el área comprendida entre el actual parador Leonor Izquierdo y la carretera de acceso . La construcción de todas estas parroquias será invariablemente en madera, y no nos ha llegado ningún rastro de ellas, excepto por algunas pequeñas ermitas románicas que nos aportan información sobre lo que había a sus alrededores en el pasado, y ahora se diseminan por la zona aisladas, solas, degradadas, derruidas, Incluso una de ellas ha quedado convertida en una perrera.
Cada vez que quema alguna de estas parroquias no se reconstruye. El recinto amurallado de Soria no llegará a colmatar, nunca,de hecho ni tan solo hoy en día cuando se ha perdido la mayor parte (absorbida dentro del casco antiguo, exenta de nuestra zona de estudio, bajando perpendicularmente la montaña del castillo), y, dentro de este magma espacial , los nuevos barrios se irán reconstruyendo sobre la carretera de Burgos. El centro de gravedad se desplaza lejos del río (actualmente la plaza del Ayuntamiento está ya marginada respecto de los núcleos de actividad), y esto terminará consolidándose del todo cuando el barrio judío se traslade extramuros , al oeste , y se convierte en la semilla de la futura ciudad.

1-crecimiento sobre el camino del vado
2-crecimiento extramuros
3-la Alameda
Actualmente Soria sigue creciendo sobre esta carretera de Burgos , y ha dado completamente la espalda al río.

plano actual. En rojo, nuestra intervención.
Nuestra área de estudio era, pues, un trozo de terreno con mucha historia pero sin ninguna referencia arqueológica clara, ni demasiados vestigios de caminos. Restos de la muralla lejos , demasiado lejos . Las ermitas, desfiguradas, irreconocibles, prácticamente. Boj, acebo , vegetación baja , dura,sin árboles. Lejos y encima , el parador. Un barrio de viviendas unifamiliares adosadas que queda aislado, casi perdido. Un barrio especulativo sobre la carretera, adosado a un muro de contención de varias plantas de altura sobre el cual queda colgando el anterior barrio. El puente que substituyó el vado, gótico primerizo, recrecido dos veces, la última a finales del siglo XVIII.

En este contexto , nuestra propuesta para bajar la ciudad al río, consistió en la creación de otro pequeño barrio, con una escala como la de los existentes, emulando la estructura de la Soria original, pero con otra morfología.

1-la carretera 2-el puente recrecido 3-el punte en tijera nuevo 4-viviendas que conservamos 5-el barrio especulativo 6-el pequeño barrio alto 7-las pequeñas ermitas en ruinas 8-la plaza 9-las casas patio con taller 10-las viviendas -tapiz 11-la torre 12-el paseo. A la derecha de todo, San Juan de Duero.
La sociedad actual ha reducido mucho el concepto de familia, más interesada en los individuos aislados angustiados por consumir, y nosotros los substituimos por el de comunidad de vecinos, manipulando la graduación de espacios con tal de conseguir espacios totalmente privados (incluso algunos individualizados dentro de cada vivienda) y otros totalmente públicos, pasando por los semiprivados y los semipúblicos, buscando respuestas a las necesidades prácticamente contradictorias que todos tenemos: intimidad , reunión , identificación con espacios concretos.
Una plaza aterrazada (ligada con el barrio especulativo a norte ) era el corazón de nuestra intervención. Bajaba la ciudad hasta un nivel situado a la altura del puente , a unos tres metros por encima del agua. El nivel inferior , un paseo longitudinal que conectaba los ya existentes. Sobre la plaza se abrían diversos comercios y espacios de trabajo. También había viviendas-taller, y el taller tocaba el suelo de la plaza.

dibujo: merwan chaverra
Al sur de la plaza, un edificio exento y un conjunto de edificios existentes la cerraban respecto a la carretera. Al norte se disponía un edificio-tapiz que aprovechaba la topografía existente para funcionar.
El edificio-tapiz se maclaba con el pequeño conjunto de casas bajas existente, conservando el tejido de éstas y permitiendo que se pudieran rehabilitar enteras. Entre los dos barrios había aire, con tal de crear un pequeño pasaje de acceso al edificio tapiz, con un grano similar al del barrio.

Conjunto de casas existentes al lado de las viviendas-tapiz. Debajo, el barrio especulativo.
Algunas viviendas tenían un taller segregable de la vivienda, incluso alquilable por separado.
La construcción se proponía prácticamente toda de hormigón, con posibilidades para se prefabricada con semicomponentes. Los forjados, unidireccionales, de poca luz, con la cara inferior vista. Verticalmente se huyó de los pilares en favor de los muros portantes , también dejados a la vista cuando se podía , perpendiculares a la fachada.Construirlos con hormigón posibilitaba no necesitar trabas paralelas a la fachada.
Casi el 100% de las viviendas se orientaban a sur estricto, y su relación con el sol se realizaba a través de las galerías longitudinales. El módulo de la fachada también era prefabricado , a base de montantes de hormigón iguales, fijos de cristal simple de longitudes diferentes y porticones de madera coloridos .
Las cubiertas, ajardinadas y practicables, para mejorar su aislamiento. Los pavimentos, continuos de hormigón o de madera. Algunos suelos se proponían técnicos para la conducción de las instalaciones , liberando de este modo a los edificios de falsos techos.

folie sobre las viviendas tapiz. Dibujo : merwan chaverra/ jaume prat
Las tipologías se procuraron flexibles y adaptables, a base de habitaciones lo más grandes posible, con todas las instalaciones centralizadas en medianeras técnicas por las que también se accedía a las viviendas. estas medianeras filtraban, también, la luz que se filtraba por los pasillos de acceso privatizando más las viviendas. Las puertas y los dinteles , gruesos.
La interpretación del barrio celta no podía ser literal. Los parámetros de confort y de economía actuales (que impone la compacidad como mecanismo barato de aislamiento, más un clima extremo como el de la ciudad) nos llevaron a explotar la proporción de los edificios y de sus espacios de relación. Pero el espíritu se pretendía análogo.
Una sala de estar alta, centro de la vida doméstica, polivalente, de la cual cuelgan las otras estancias , era la otra concesión a la vivienda celta . De la sala a cualquiera de las habitaciones siempre se dejaban dos puertas cerradas, para privatizar mejor los espacios.

Les tipologies usades van ser:
casas patio adosadas.>. Con talleres segregables en planta baja , a la manera de las viviendas-taller medievales. El estar miraba por encima de las habitaciones, dejando un patio entre los dos cuerpos , con la casa entera organizada en medios niveles.

viviendas-tapiz. Miraban unas por encima de las otras aprovechando el desnivel del terreno. Se servían de pasillos abiertos a la calle lateral, donde se disponían las entradas. Los trasteros estaban en el pasillo, fuera de la vivienda. Las habitaciones no se especializaban y todo el conjunto se estructuraba en relación a la sala de estar a doble altura con el pabellón superior antes mencionado.


viviendas de la torre . Para relacionar la intervención con el río aparecía una pequeña torre, que se convertía en esbelta a través de los violentos retranqueos de la fachada .

Tipológicament se hacían coincidir las habitaciones con la estructura, con un módulo de unos 15m2, subdivisible en dos habitaciones. El edificio consistía en seis pilares-habitación y una medianera técnica longitudinal, no portante, que daba acceso a las dos viviendas.

Ningún espacio se especializaba, y la gran sala entre las habitaciones se podía subdividir fácilmente mediante mamparas semirrígidas o cortinas pesadas.

Finalmente, el barrio se conectaba con el río y el puente mediante una pasarela ligera que no precisaba reforzar la cimentación del puente al cual se apoyaba. Se abría en forma de tijeras interconectando todos los niveles y, también , para liberar el viejo puente de aceras y dejarlo completamente al uso de los vehículos con un carril por lado.

Con ello queda explicada la pequeña parte de la propuesta (que se ampliaba creando polos de actividad por toda la zona del Duero, e investigando otros puntos de conexión con la ciudad). Lo reivindico todavía como un trabajo válido que, seguramente, me sirvió para crecer como arquitecto. Algún día espero, sonará la flauta .

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *