Tate quieto

sobre las propuestas del concurso por la Tate Modern.

Descubrí Soria unos seis o siete años, una tarde, regresando de Aranda o Peñaranda (entonces todo me parecía igual ): cordero asado, ensalad, leche frita y yo qué se que más de postres. Casi una botella de vino local, espeso, suficientemente bueno, consubstancial con el resto de la comida, y disgestión a base de carretera y manta. Llegada a Soria, fracaso al intentar entrar en una iglesia románica (ahora no recuerdo el nombre): siempre, pero siempre que intento entrar encuentro la misma gente rezando el Rosario, me siento echado a base de miradas asesianas.Después, tapas en no recuerdo que bar (una noche , recientemente , pasada por allí, en compañía de público local), una última cerveza, cruzar por última vez el Duero y retorno a casa. He regresado regularmente, y, siempre que paso por delante, quedo atrapado por la fuerza de las esculturas de la portada de Santo Domingo (carretera al lado , turistas a la búsqueda de la casa de los Marichalar, silencio asociado al sol de agosto que cae a plomo y convierte la plaza en un lugar inhóspito pero,al fin, tranquilo). Al final, típico retablo románico: apóstoles, vida de Jesucristo en fascículos, diversos episodios bíblicos, un Pantocrator rodeado de los cuatro Evangelistas de siempre y un etcètera que se justifica a base de lo que realmente importa: los detalles. Todo, absolutamente, todo, està allí: los gestos de dolor, de joya, de placer, el sufrimiento, el paso por la vida, Jesús atemorizando, sus padres huyendo hacia Egipt, etcétera. Lo he dibujado , retratatado , he pasado horas mirándolo.Y siempre, siempre aprendes cosas nuevas, cambias con las esculturas, con la luz, con el estado de ánimo , con la época l’època del año en la que pasas: están vivas. Siempre acabo encontrando mis predilectas (los tres viageros en la misma cama, la pareja que se ama, los soldados asesinando inocentes, etcétera). Casi me hablan, son como viejas amigas que se reencuentran y te cuentan cosas.
Después de ésto, pienso en los museos. Para seguir con el arte románico, recuerdo el Diocesano de Teruel(reducción al absurdo: joyas del mudéjar, excepcionales pinturaesculturas rodeadas de piezas que no son buenas ni para ser quemadas. El catálogo museístico está ordenado por temas religiosos, y la labor del visitante es distinguir entre el grano y la paja , las mediocridades de piezas genialoides, escasas , mal presentadas y peor iluminadas mezcladas en una promiscuidad que no tiene nada que ver con la cualidad artística que se presenta), mezcla espectacular del todo vale, cajón de sastre prácticamente sin sentido por falta de criterio. Y, de él (de este Teruel casi-desconocido que confunde la arquitectura moderna con abrirse al mundo) pasamos a todos los museos del mundo, a los tradicionales y a los nuevos. ¿Cómo visitamos el Prado? ¿Qué hacer en un edificio donde se mezclan los Fusilamientos del tres de Mayo con las Meninas ,con el Jardín de las Delicias con etcéteras diversos, innumerables, mundos inagotables abiertos detrás de medio metro cuadrado de tela pintada al óleo? Hay tantos Prados como gente interesada en el arte de detrás, como amantes de Velázquez odiadores de Goya, viceversas varias, un “ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario”, etcétera etcétera. En fin, diversas velocidades de visión, maneras de mirar, etcétera.
¿Cuanto hace que la escala de un museo no té permite disfrutar de la obra individual?¿Quizás desde siempre?Las estatuillas románicas, cualquier cuadro que valga la pena, una manifestación artística X gestada durante años, décadas, minutos, puede hacer pensare más en un proceso donde vas desvagando la mente siguiendo una lista inabastable de obras. Y la escala actual de los museos crece y crece, listas de artistas nuevos y viejos, demasiados cuadros para ser vistos de golpe , centenares de miles de visitantes aburridos que están allí como en un sushibar como en cualquier centro comercial local con solera o no.Compran, miran sin ver, etcétera
La Tate Modern és el último eslabón de toda esta cadena, la que enlaza con los nuevos super-macro-bestiamuseos que se han construido en el Oriente Próximo, de un tamaño absurdo. Herzog & de Meuron lo ganaron y construyeron, y ahora prácticamente ha pasado a la historia, devorada por esta vorágine que consigue que cualquier cosa de más de dos mil años se vieja o un clásico, todo depende de la suerte que tenga. Ahora toca ampliarla sea o no sea necesario, sólo para seguir saliendo en las noticias. En todo caso, la propuesta de estos arquitectos es de un optimismo prácticamente ridículo por los tiempos que nos ha tocado vivir: un contínuo de salas diáfanes, un catálogo de diversas maneras de iluminar bien, de colocar pavimentos correctamente , de elegir bien los colore, de trazar bien los recorridos , etcétera. Obviamente un bar, obviamente una tienda, un auditorio, y, al final de todo, la sala de turbinas recuperada como el único lugar que tiene sentido de todo el edificio: espacio de intercambio , ágora donde poder echar un vistazo, el mínimo común denomimador de todo el complejo.
El resto, Viacrucis que debes recórrer si quieres ser alguien en el mundo cultural : ¿que miras?¿ La cualidad de unas salas neutras, preparadas para mostrar un arte que no sé si gusta a alguien ? ¿Las piezas? ¿Todo a la vez ? ¿Nada? ¿Vas al encuentro de alguna cosa concreta? No sé el catálogo y desconozco si mucha gente de la que entra lo conoce . En cualquier caso, la estrella del museo es el museo.
Contrapuesta a la propuesta ganadora, Rem Koolhaas y sus OMAS presentan una muy difícilmente representable, liada , complejísima , que se resume fácilmente : dos circuitos, uno rápido (visita de presidente del gobierno, aquí el edificio, allá cuatro cuadros, allá una escultura del tamaño de tu prisa) y uno de lento, selectivo, prácticamente pieza por pieza ,donde vas a mirar piezas concretas, lentamente, tranquilamente. Propuesta cínica, realista, Houllebecquiana, un punto difamadora, desencantada, que pretende recuperar los museos para la gente que realmente quiere: que pretende celebrar la prisas actual. Que pretende poner a cada cual en un lugar que no nos interesa descubrir , que negamos permanentemente, acariciados por el poder de una publicidad que legitima cualquier postura que podamos elegir , en un baile determinista donde , hagamos lo que hagamos siempre seremos un número.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *