Sobre el fondo ADLAN

cassany
Nada nos da más asco, que la literatura la pintura la música y la escultura, cuando tienen la pretensión de ser algo por ellas mismas ya que ellas no son nada más que un simple medio para expresar lo poético. ¿Qué es lo que con más evidencia nos hace reconocer lo poético? Es lo absurdo, lo metalógico, lo irreal, lo paranoico, lo grotesco, lo quimérico y lo loco. Ahora, nos complacemos en afirmar abiertamente que demasiado poco a menudo habíamos encontrado lo loco, lo quimérico, lo paranoico, lo irreal y lo metalógico, como en las obras de estos jóvenes artistas que ADLAN PRESENTA enorgullecido, ya que ellas nos muestran esculturas ultra-plásticas, osteológicas, post-humanas, estereotomías mágicas, pastelerías espectrales, excremencializadas medianímicas, y dionisíacas teleplásticas, es decir, algo que no queremos insultar calificándolo de escultura, porque se ha rebajado este término, limitándolo a la representación idiota de gordacas enseñando el culo, y atletas haciendo el invertido e invertidos haciendo el atleta.

M.A. CASSANYES

El año 1939 España pierde mucho más que una guerra. El Generalísimo Franco pasará por encima del clima de bondad cultural del país haciéndolo retroceder más allá de 1812. Todo rastro de modernidad será borrado. La mujer quedará recluida en el interior de la casa, inculta, encadenada a las tareas domésticas y a producir tantos hijos como lleguen. La libertad de prensa, la cultura e incluso la inteligencia son aniquiladas a favor de la violencia, la ignorancia y el miedo, rasgos estructurales de un régimen fascista.

Este paso estará perfectamente orquestado por gente culta y preparada, cómplices de este genocidio cultural que, por corrupción, convicción o ambas cosas, no tan sólo colaborarán con el régimen, sino que devendrán tecnócratas imprescindibles para su funcionamiento y su consolidación.

Uno de ellos fue el arquitecto José Antonio Coderch de Sentmenat. Albert Illescas habla así de él en el libro sobre su padre(1):

El otro “nacional” del grupo R, José Antonio Coderch de Sentmenat, perteneciente a la nobleza catalana de identidad y habla española, fue el falangista antes citado que entró con violencia en MIDVA [la sede del GATCPAC] para arrasar los archivos del GATCPAC, con rabia, rencor y malevolencia, provocada quizá por la muerte de su hermano, uno de los “caídos” –por Dios y por España- víctimas de la guerra. Con todo, a mí se me hace difícil aceptar que también él pusiese en el mismo saco la arquitectura moderna y la violencia de las izquierdas más o menos incontroladas. Y, sobre todo, que jamás expresase arrepentimiento.

…o, dicho de otro modo: la primera (y única) generación de arquitectos catalanes formada en los postulados del Movimiento Moderno es aniquilada. Sert, junto con Luís Lacasa, son juzgados militarmente por haber construido el Pabellón de la República para la Exposición Universal de París de 1937 y desposeídos de su título(2). Bonet Castellana y Rodríguez Arias escogen el exilio. Torres Clavé muere en 1939 en una maniobra de diversión que tiene como objeto proteger las columnas de civiles que, en condiciones infrahumanas, huyen hacia el exilio vía Francia mientras son bombardeadas indiscriminadamente por las tropas nacionales pese a estar completamente desarmadas. Illescas se quedará y será condenado a muerte hasta tres veces(3). Jamás se volverá a sentir libre. Será él quien, el año 1939, salvará lo que ahora conocemos como fondo ADLAN.

ADLAN, o A.D.L.A.N(4), es una organización reaccionaria. Nace contra otra organización, ADLAV, o A.D.L.A.V(5), los Amics de l’Art Vell (Amigos del Arte Viejo), de carácter conservador, fundada en 1929, presidida por pere Bosch i Gimpera, que contaba con el soporte de arquitectos como Cèsar Martinell, dedicada al fomento del arte más clásico y reaccionario, fundamentalmente arte religioso. Amics de l’Art Vell contará con el soporte de todas las instituciones importantes de Barcelona: del Foment de les Arts Decoratives (Fomento de las Artes Decorativas, lo que ahora es el FAD, aquí mostrando su vertiente más conservadora) hasta el Ateneu Barcelonès, pasando por el importantísimo Centre Excursionista de Catalunya. ADLAV, muy conservadora, fijará el patrimonio catalán de la época. ADLAN lo expandirá: será, pues, la reacción a la reacción.

La organización es constituida el año 1932. Será disuelta (o, más que disuelta, aplastada) en 1939 con la entrada de José Antonio Coderch en su local social, en el Paseo de Gràcia, 99(6), compartido con la sede del GATCPAC y una tienda de muebles. Su actividad durará hasta 1936 con penas y fatigas, y, después, la organización se pondrá al servicio del Gobierno Republicano para salvar lo que se pueda del patrimonio artístico catalán(7). ADLAN estará formada por una serie de burgueses progresistas interesados en el fomento de la cultura de la época. No la catalana: la cultura universal. ADLAN organizará, en tres años de actividad útil, casi cuarenta (cuarenta!) exposiciones de arte de primerísimo nivel, entre las que se contará la primera exposición individual de Picasso en territorio español, exposiciones de Miró, Arp, el circo de Calder, dibujos infantiles de escuelas con métodos de enseñanza innovadores(8), esculturas (Leandre Cristòfol, Eudald Serra et al.), fotografía (Gomis, Man Ray), música… ADLAN será uno de los principales promotores del surrealismo en el mundo. Edgar Varèse(9) contactará con ellos. Dalí los hará cómplices de su aventura en Nueva York.

carta adhesió

carta llavaneres
Cartas de guerra. ADLAN salvando patrimonio.

carta varèse
Carta de Edgar Varèse

carta dalí sobre
Sobre de una carta de Salvador Dalí al sombrerero Prats remitida desde Nueva York

ADLAN afiliará hombres y una cantidad significativa de mujeres(10) igualitariamente. Una de las figuras clave será la secretaria Adelita Lobo, que compondrá el documento más importante de todos los que se han salvado: el libro de actas de la organización, un cuaderno de diversos centenares de páginas compuesto como un collage, lleno de targetones, trípticos y hojas pegadas, más un diario de trabajo que un documento finalista, el estudio del cual da, él solo, idea de la importancia de la organización. Otros miembros destacados (promotores de la organización) serán el sombrerero Prats, Joaquim Gomis, Josep Lluís Sert, Sixte Illescas, Àngel Ferrant, Joan Miró, Pilar Juncosa, Remedios Varo. Todos ellos pondrán su talento y sus contactos al servicio de la organización, dotada de un dinamismo y una energía difíciles de encontrar en ninguno de sus émulos contemporáneos.

tarjetó per darrere
Firmas al dorso de un tarjetón a modo de acta.

caricatura gatcpac

caricatura 2

caricatura 1
Caricaturas por clasificar. Autor y personas caricaturizadas desconocidas.

ADLAN no tendrá revista propia. En lugar de eso, una red de contactos nacional e internacional, más los artículos que sus propios miembros puedan publicar, dotará la organización de una voz propia difundida entre diversas publicaciones.

AC_10
AC número 10 con artículo de Àngel Ferrant reciclando parte de una exposición. Fotografia tomada de la recopilación de AC.

Los recortes de prensa y una relación de estos contactos forman parte del fondo recuperado. El fondo propiamente dicho consiste, literalmente, en una brazada de documentos: los que Illescas pudo salvar de la quema huyendo precipitadamente del local con lo que le cabía en las manos. No más. Unos cinco o seiscientos documentos: el libro de actas, relaciones de contactos, los recortes de prensa, papeles de organización de varias exposiciones. Muchas cartas. Postales. Es un fondo muy importante y, a la vez, incompleto, fragmentario. Que remite constantemente a este momento desesperado en que uno de los miembros de la organización tiene unos pocos segundos para hacer cribar qué se va a salvar y qué no, preso de las circunstancias.

torres-garcia
Dorso de una carta de Joaquín Torres-García a ADLAN

circ calder
Tarjetón de la exposición del Circo Calder. Del libro de actas.

Este es el fondo que ahora se ha de digitalizar para su libre consulta mediante una campaña de crowfunding. La digitalización de este fondo será volcada en la red para su libre consulta. Esta decisión es, en el fondo, un elogio a la investigación privada. A la formación generalista. El alcance de esta decisión, que ha de desligar la investigación del yugo de la academia(11) y abrirla a no se sabe qué: un no se sabe qué que, en caso concreto de ADLAN, podría completar tranquilamente la historia cruzándola con otros fragmentos del fondo que se pudiesen haber salvado por otros conductos(12) para reconstruir el mosaico en toda su extensión.

La digitalización y catalogación, mediante proyectos concretos como el presente, de estos fondos es una herramienta de un alcance cultural excepcional. La digitalización del fondo ADLAN, más en un país(13) donde las instituciones culturales se atomizan y se relacionan poco es un hecho de un calado excepcional precisamente por su papel relacional. ADLAN tendió puentes. Fue, ella misma, un puente: sobre distancias geográficas, culturales. Un puente de difusión del mismo arte moderno que, pocos años más tarde, devendrá arte degenerado (entartete kunst) en buena parte del mundo. Un puente que, actualmente, puede ayudar a entender mejor la cultura del primer tercio del siglo XX. Y, a través de ella, la nuestra.

Enlace a la web de verkami para el fondo ADLAN.

(1) En realidad un excepcional libro (editado por el COAC) de memorias conjunto narrado en una doble primera persona, que constituye, simultáneamente, un fabuloso libro sobre la arquitectura de Sixte Illescas, un conjunto de opiniones que contextualiza y explica casi todo lo que ha pasado en la arquitectura catalana desde 1022 hasta 1970 y una explicación sobre la falta de herederos del GATCPAC y la recuperación (con mil matices) de la modernidad en Cataluña.
(2) En algún momento de los años 50, Sert es rehabilitado por el régimen. No lo aceptará, y no volverá aformar jamás ningún otro edificio en Cataluña ni en España: ni el taller de Joan Miró, ni su Fundación, ni las viviendas unifamiliares, o la Porta Catalana. Todo estará, siempre, firmado por sus colaboradores, en un acto de desprecio que continuará hasta su muerte. Ni tan sólo en democracia volverá a firmar un edificio en territorio catalán.
(3) La odisea de cómo salvará la vida, y las repercusiones que esto tendrá sobre su arquitectura posterior, constituyen el cuerpo central del libro de memorias anterirmente mencionado.
(4) Acrónimo de Amics De L’Art Nou (Amigos del Arte Nuevo).
(5) Ignoro si llegaron a usar este acrónimo, o si se dieron a conocer a través de él.
(6) Que ahora aloja unas viviendas así como de lujo construidas por Carlos Ferrater. La huella de la tienda, que ahora aloja un comercio de la casa de plumas Montblanc, es todavía reconocible.
(7) Gran parte de él religioso, hecho que, en esos momentos críticos, no les importó: ADLAN es consciente de que la primera víctima de cualquier guerra es la cultura y su patrimonio inmueble. La propia organización es un buen ejemplo de ello.
(8) Una parte de la cual es reciclada posteriormente en el número 10 de la revista AC, en un artículo firmado por Àngel Ferrant.
(9) Posteriormente erigido en una de los eslabones que rompe los límites entre la música rock y la música contemporánea gracias a su relación con Frank Zappa, músico que (nota de la nota), acabará dirigiendo sus composiciones en interpretaciones respetuosas y cargadas de emoción.
(10) Las mismas que, desde 1939, sólo sirven para fregar, cocinar y tener hijos, recordemos.
(11) Demasiadas veces en manos de catedráticos sin escrúpulos que convierten la serie de tesis doctorales que dirigen en un megaproyecto de investigación personal sin excesivo, o ningún, control externo.
(12) Archivos privados de otros miembros o documentación que museos o fundaciones ligadas a artistas como Miró, Dalí, Man Ray, Arp, etcétera, tengan sin relacionar con este fondo, y que, en formato digital, se podrían reunir y reclasificar fácilmente.
(13) Cataluña o España, me da igual.

Gracias a Andreu Carrascal, Caterina Capdevila y al COAC por mostrarme el fondo ADLAN. Fotografías tomadas del fondo ADLAN, excepto indicadas.

Esta entrada fue publicada en crítica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *