Quince minutos de fama

El conjunto arquitectònic está muy degradado , y casi solo se conserva el ala nordeste, ahora con una capilla que tiene su torre dentro- de-la-torre, y sobre ella. La intervención se ha promovido más con el ánimo de construir un mirador pseudo-cultural, aprovechando las magnificas vistas sobre parte del Bajo Penedés y toda su degradación urbanística (hecha mayoritariamente en democracia. No valen excusas sobre un periodo franquista donde apenas si se sientan las bases para una explotación posterior, hechas, a demás, con una insospechada dignidad arquitectónica fruto no sé si de la ingenuidad, del oficio o de un incipiente sentimiento de culpa que ahora ha abandonado a los promotores, políticos y arquitectos), y cayó en manos de los arquitectos Josep Maria Jané i Joan Inglada.
Su trabajo es de una extraña intensidad, de una belleza sobria, pobre incluso, muy contenida. Se han limitado a restaurar precariamente lo existente, y la poca obra nueva que hay (orientada a hacer visitable y entenedor el cojunto) és de mucha calidad.

Encontrado casualmente, al pie del castillo, un historiador local, con el que conversé brevemente , me descubrió el problema principal con el que se encontraron: fijar el momento histórico al cual retornar las ruinas al ser consolidadas.

Mirando el conjunto desde este punto de vista encuentro la restauración sutilmente pintoresca, no a la manera de Viollet-le-Duc tanto como a la de un arquitecto que , en la línea de Carlo Scarpa (y quizás el maestro estaría orgulloso), que fija y consolida un paisaje, unos restos, sobre un momento incierto, artificioso, para poder intervenir sobre ellas.

Así, la torre acaba siendo casi un pastiche : sobre la cripta, románica o prerrománica, hay un ábside con un pavimento a un nivel incierto. Una pared lateral se apea con un poderoso arco que, por su construcción , no puede ser anterior al siglo XV , y se deja en el interior una necrópolis probablemente romana o íberos, en ningú caso posterior a la altísima edad media, que obliga a un suelo técnico de hierro y cristal.

En el exterior, la muralla queda precariamente reconstruida, con piedras de diversas épocas dejadas aquí y allá, sin un plano coherente. El conjunto parece un campamento arqueológico consolidado.

Obviando (que es mucho obviar ) este tema, me centro en el diseño: la cosa no es que mejore , toma directamente una enorme calidad, casi contradictoria con lo antes comentado.

Todo muy simple: piedras naturales o artificiales dispuestas en estratos horizontales, siempre del mismo grosor , geométricamente muy puras. En ningún caso se encasta nada , todo se entrega contra lo existente con una línea de sombra. La cerrajería está muy bien diseñada , a base de una reja tipo complementada ocasionalmete con diseños a propósito. Metal, madera , hormigón en seco: nada más. Una plaza nueva, sin mimetismo respecto a lo que fue, la torre restaurada, un ciprés al eje.

Prima el trabajo a pie de obra, la anécdota ocasional de los mil y un problemas que se les plantearon trabajando, resueltos siempre a base de interrogar el magnífico proyecto de base y de particularizar sobre él.

El resultado final és delicado , pequeño , sensible, inspirado. Sin reserva: felicitaciones a los participantes, pese a que es necesaria una buena reflexión sobre el tema de la restauración, cuando el producto original está en un estado tan precario que a penas es reconocible como tal.

PS: mientras estaba dibujando el interior de la iglesia apareció una pareja con dos hijos , dos bonitas niñas. Visitando el conjunto, terminaron bajando a la cripta (bautizada por el padre de familia como una “cueva secreta” ) por turnos: el padre con la más pequeña , la madre con la mayor , de unos cuatro años. A la vista la Virgen María, la niña exclamó, “mira una princesa con su hijo !!” ”. La madre : “… sí, se la podría llamar así ,más o menos”.
El catolicismo sociológico va de baja, por fin . Sólo espero que no sea substituido por alguna cosa más chunga, ya que soy pesimista sobre que sea la conciencia y no la ignorancia quien lo derrote.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *