Pikachu, la virgen María, y los veinticincomil enanos

Estoy totalmente en contra del FLEJ. En las ciudades de los alrededores de Barcelona que tienen urbanizaciones con viviendas unifamiliares con se encuentra grafitis, en verde, con la leyenda (en castellano ) “tu jardín no es mi mundo”. FLEJ. Frente de Liberación de Enanos de Jardín, supongo.
Declaro mi más absoluta incapacidad para decir que está bien y que no , en materia de gustos. Y los tengo.

Siempre que veo un jardín con enanos pienso que detrás hay un arquitecto que no ha hecho bien su trabajo. Si un cliente me dice que su jardín no está completo y, después de mis explicaciones, sigue sin verlo completo, debo hacerle caso. Desnudar tres o cuatro cientos metros cuadrados de todo lo que no sea un olivo y un prunus (los dos árboles, juntamente con el olmo para exteriores, que marcan el grado cero en la ignorancia de la jardinera actual. El grado uno lo marcaria la yuca y el platanero , el dos la caña americana) no es tener gusto: es disfrazar de minimalismo mediocre la ineficacia de un diseñador que ya se ha perdido antes de salir de las cuatro paredes de la casa, aunque sepa disfrazarlo con oficio.

Si se da a los clientes la posibilidad de acabar las viviendas (o se la cogen , asqueados del dogmatismo de unos arquitectos elitistas perezosos para pensar) no nos quejemos del resultado. Con frecuencia he encontrado enanos de jardín rodeados de de treinta, cuarenta especies vegetales más de las que sabe enunciar un arquitecto.

Si alguien me dice que ha liberado un enano, mi reacción invariable es la de robarle alguna cosa que le joda: desde un Ipod donde tenga grabado el album “parachutes” de Coldplay o algún disco de Pastora, hasta cualquier cosa que me guste y encuentre moderna . Me transformo en un árbito del mal gusto, como ellos, y empiezo a recriminarles que les gusten grupos tan cutres y pedantes, tan pijos, pese a que Caïm Riba sea uno de mis ídolos máximos: alguien con peor gusto todavía que los que ponen enanos en su jardín, parte integrante de un (pésimo) grupo, sin haber ni compuesto ni tocado ni escrito ni cantada canción alguna. Impresionante.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *