Desde un bar de Soria pasado a saco a limpio , sin correcciones.

Arquitectura muerta
Visitadas maravillas del calibre de Santo Domingo de Silos, Peñaranda , iglesias sorianas, tambíen “casas pinariegas”, en el entorno de San Leonardo de Yagüe (por el general, luces y sombras , muchas sombras). Estupefacción por la calidad , relación con el paisaje, bla, bla, bla. Buena arquitectura.El que se convierte en monumento se mata,pero y el que no , se degrada. Entre una cosa y la otra , siempre el gesto de distanciarse, de tomar conciencia y seguir. Carteles horrorosos del Papa pegados a la puerta de las iglesias que podrían ser, que son, patrimonio de la humanidad. Señales de vitalidad, de uso, y el fantasma de la desamortización planeando sobre cualquier cosa que haya visitado hasta ahora . Segunda juventud o cadáver exquisito de estas cosas , fe cíclica, más viva, transformada, mucho más transformada de lo que parece. Al final , fantasmas vivos y muertos, Machado, Martiarena, estampas de santos, Madrid, Roma y todos estos niños jugando sobre escudos heráldicos mientras intergeneracionalmente se juega también al juego de mirar y ser visto. Le tout-Soria…….

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Impresiones desde un bar de Soria

Sòria, 10/08/06, 19:00
Impresionado por el nivel , por la intensidad (esperada, por cierto) de la arquitectura local. GATEPAC aterrizando en forma de necesitados arquitectos locales a los cuales se pedía, más que nada, trabajos infraestructurales. Emigrantes vascos, burgueses locales, tres, cuatro , cinco personas, no más . contemporáneos de Machado y con conexiones prácticamente exclusivas con los arquitectos historicistas afincados en Madrid, que hacían obras desde allí como churros. Imponiéndose a ésto, el “statu quo” local, a paradigmas adversos, hacen mucho más que producir 15,20, 25 buenos edificios, no más, realmente buenos: Tienen cuidado, crean un Chup-chup, una agitación cultural muy superior a la que un buen arquitecto foráneo pueda conseguir haciendo un buen edificio como un trovador y marchante, o no habiendo llegado nunca del todo, quizás. Siguen, pues, marcan, dejan una huella que da carácter, que trasciende, en mucho , su obra construida y que te deja siempre en buena disposición para doblar la siguiente esquina.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario