Historia de la foto


Irún , principios de 2005. Viaje-relámpago para conocer las plazas San Juan y Jenaro Etxandia, es decir , el centro del pueblo. Noche en Donosti (pinchos de foie y kokochas de bacalao al pil-pil) visita a Arantzazu y de vuelta a Barna. Merwan y yo visitamos la casa de Oteiza y Bastarretxea: prácticamente derribada, convertida en prostíbulo, encajada en el mismo centro de un nudo de vías de tráfico, indigna, desgastada, olvidada . Casi lloramos en aquella visita, y con motivo: la casa ya no existe. Unos kilómetros al norte, poquitos, seis o siete, entre Irun y Hendaya, el mismo Oteiza coloca una piedra que marca la frontera. España-France, lleva inscrito. La piedra es permanentemente boicoteada , volada, reconstruida, vuelta a volar, pintada , restaurada. Nosotros nos la encontramos decorada con dos Din A-4, uno por lado, pegados precariamente con cinta adhesiva con los nombres vascos de los dos lados de la frontera. Después de un pequeño momento de duda, decidimos dejar los Din A-4, y marchar. Al lugar se llega dejando el coche en las primeras calles de Hendaya y andando por la mediana entre los carriles de tráfico, lugar no previsto para los transeúntes . La foto nos recoge a los tres mirándonos la piedra , debatiendo sobre los nombres, sobre la utilidad de la frontera, sobre lo absurdo, sobre la escultura. Pensando. La foto la hizo Candela Suárez, cuarta en discordia aquel día, sin que nos diéramos cuenta. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *