Glenn Gould quería ser Steinway 3/4

2on movimiento: Thomas Bernhard y el Centro del Universo.

Thomas Bernhard, otro gran cervantino. Bernhard, el de las preguntas incómodas. Bernhard el que conecta la obra y la vida del modo más crudo y directo posible. Benhard el que no perdona. Bernhard hace que Wittgenstein se suicide después de acabar la Casa de la Hermana. El título del libro es explícito: Corrección. Allí la casa es el Cono-Perfecto-en-medio-del-Bosque-que-es-el-Centro-del-Universo. Allí no hay posibilidad de encontrar el Cuaderno Perdido, y sí se integran perfectamente los episodios de los encuentros con chaperos en el Práter y las cutresesiones dobles de pelis de serie B y todas las dudas posteriores. Adiós Noruega y la corrupción de menores y los malos tratos. El Tractatus (cervantino también) queda como obra única. Bernhard el que dice que la historia se equivoca y la rectifica. Bernhard como Lord Chandos: escuchar Glenn Gould es tener que parar. Es el suicidio otra vez. Llegados a este punto tenemos que explicar que es así como terminó el propio escritor: suicidado.

Bernhard fue el principal tema de conversación del almuerzo con Souto de Moura. Bernhard fue la puerta de entrada a Mies van der Rohe. Me di cuenta rápidamente que Mies es el protagonista de una novela que Bernhard no escribió. Mies es el personaje obsesivo. Mies el alcohólico. Mies el que abandona la familia y vive en un lavabo. Mies el de los escuderos Häring y Hilberseimer y Goldberg y Lohan. Mies el que tiende al Proyecto Perfecto edificio a edificio, planta a planta(1), que llega a esta perfección a través de la autodestrucción.

Para Souto de Moura Mies es un personaje bernhardiano(2).

Souto expuso dudas, muchas dudas, en la converencia final del día. Desaparecer fue una de las certezas. De desaparecer llegamos a la Cabaña. No se dijo que fuese primitiva pero el concepto estaba allí. A las fotos más bien típicas de Le Corbusier y Heidegger en la Cabaña el arquitecto sumó una foto de Bernhard en la Cabaña. Y todo encajó.

cabanes-primitives

(1) La tesis del doctor Carlos Lanuza demuestra claramente esto: la búsqueda incesante de Mies van der Rohe del proyecto perfecto. Del Proyecto. Mies vuelve y revuelve siempre a lo mismo, insistentemente. La tesis es interesante porque valora los últimos edificios, y menos conocidos, de Mies, como lo mejorcito de toda su carrera pasando por delante de algunos de los ejemplos más ilustres. Que, curiosamente, constituyen excepciones imperfectas de este sistema. O precedentes imperfectos. Mira que lo mismo esta imperfección, que los hace humanos, que revela al autor que duda, no sea lo que los hace más conocidos. Volveré sobre eso más adelante.
(2) Obras citadas para quien quiera ampliar materia: Corrección, El Malogrado, El Sobrino de Wittgenstein y su autobiografía en tres volúmenes.

Esta entrada fue publicada en crítica, Mies van der Rohe, souto de moura, Thomas Bernhard y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>