Aftermath, el refugi o los límites de la arquitectura

AFER_13_r

La penúltima semana de exhibición de Aftermath, l’arquitectura més enllà dels arquitectes, se ha destinado a la exhibición de una instalación realizada por Alba Sotorra y Renata Daoud sobre la vida que se ha creado en el barrio Exarchia de Atenas, un barrio autogestionado, anarquista, que ha acogido entre cinco y seis mil refugiados sirios y los ha incorporado al tejido social y organizativo del barrio.

AFER_6_r

Las autoras de este proyecto habían visitado previamente nuestra instalación, que encontraron adecuada ara transmitir su mensaje, por lo que nos pidieron “ocuparla” un tiempo. La idea es explicar la historia de este barrio del mismo modo no narrativo(1).

Lo que se muestra es impactante por lo que tiene de canto a lo mejor y a lo peor de la condición humana: imágenes de la vida cuotidiana de estas personas(2) trabajando, cuidando a sus chiquillos, hablando al sol. Imágenes de frontera. Imágenes de lo que han conseguido y de los problemas que han de afrontar diariamente. Y un principio y un final impactantes: una manifestación, una confrontación abierta con explosiones, incendios y fuego de artillería antidisturbios nos recibe. Unas imágenes del mar, de los refugiados navegando, de las olas, una transmisión directa de este medio hostil que se ha de atravesar a menudo, demasiado a menudo, diariamente, de hecho, muriendo en el intento, para llegar a otro medio hostil donde se te cambia el nombre y se te llama refugiado, nos despiden. Estos refugiados han dejado tras de sí (y también se muestra en la instalación) un país devastado, una tierra yerma donde se está estableciendo un régimen que desde nuestras convicciones democráticas y desde nuestra formación nos parece un horror. Una teocracia sin libertades, machista, inculta, corrupta, ideológicamente estéril, que no dudará a sacrificar el progreso, el bienestar y las posibilidades de desarrollo en favor de unos ideales literalmente inhumanos. A los que nosotros, con todas nuestras contradicciones, nos oponemos a menudo son saber que esta actitud de oposición se ha de cuidar, mimar y activar mediante el ejercicio responsable de estas libertades.

AFER_5_r

AFER_9_r

… y no puedo, ni quiero, evitar pensar que el acto de pedirnos una exposición de arquitectura para transmitir este mensaje está relacionado con lo que nosotros hemos expuesto previamente(3). Alba Sotorra y Renata Daoud, de hecho, nos han confrontado con los límites de la arquitectura. Es más: nos han regalado una reflexión necesaria sobre estos límites. Reflexión rica, compleja, matizada, con muchos puntos de canto al optimismo. Reflexión que es un gran grito de alerta.

AFER_10_r

Recuerdo asistir este julio a una conferencia de Rem Koolhaas, uno de los dos o tres arquitectos más influyentes del mundo a mi entender, donde el arquitecto manifestaba haberse encontrado con los límites de su profesión o de su arte. La arquitectura, aun teniendo un gran poder de transformación social, no es omnipotente ni tiene tanta capacidad de emanación o educación como nos gustaría pensar.

Para Koolhaas el límite de la arquitectura es la política. O la acción política responsable, ejercida con todas las contradicciones, matices y alianzas contra natura con elementos a menudo indeseables que comporta. La política no es brillante, ni colorista, ni optimista. Es gris, y en los casos en que está bien ejercida, eficaz. Un político es por definición un cínico sin ideales, alguien sin capacidad de crear ni disfrutar. Un político es un vampiro por definición: siempre a la sombra, viviendo, moviéndose, actuando a través de intermediarios a los que controla y, eventualmente, destruye. Un político es alguien que propondrá, dispondrá, controlará siempre desde fuera, marginado por una sociedad que lo desprecia y lo teme. A menudo, demasiado a menudo, con razón. Koolhaas ha sido, pues, muy generoso entrando en este terreno donde sus capacidades creativas no podrán ser ejercidas.

AFER_2_r

Pero Alba Sotorra y Renata Daoud han ido incluso más allá de todo esto. Sumada a la exposición de los límites de la arquitectura su instalación muestra también los límites de la política. Límites que han encontrado, de nuevo, de-prisa-demasiado-de-prisa. Y es que la situación es urgente. Directamente urgente. Estos refugiados viven precariamente. Indignamente, privados de sus servicios básicos. De derechos. De comprensión social. Estos refugiados mueren cada día. Mueren en el mar. Mueren por falta de cuidados. Mueren reventados a hostias mientras gran parte de la sociedad ha escogido mirar a otro lado o cosificarlos, convertirlos en unos seres tan abstractos que no importa nada si viven o mueren o sufren.

Nuestro sistema económico, la rueda donde estamos inmersos, está basado en la sobreabundancia. En el derroche. Sí, podemos escoger si engordar o no, podemos escoger nuestro grado de complicidad. Pero resulta que muchas veces no engordamos porque hacemos ejercicio (más gasto), y resulta que si nos ponemos demasiado responsables consumimos menos y la rueda se para, y deja de girar y salimos de ella. Resulta que si la rueda no gira el sistema colapsa y mira tu que no seamos nosotros los que acabemos convertidos en refugiados.

AFER_1_r

… y resulta que hay cosas de este sistema que nos encantan.
Resulta que cualquier alternativa a esto es sistemáticamente ignorada, ridiculizada o boicoteada.

Y suerte, porque podemos expresarnos y decir lo que nos parece. Resulta que podemos, incluso, hacerlo mediante exposiciones y manifestaciones artísticas.
Suerte, porque el arte es lo que sobra.

Resulta oportuno recordar a Lear: Hasta el más insignificante de los mendigos tiene algo que le sobra(4).

AFER_11_r

AFER_12_r

Es decir: siempre puede sobrar algo. Siempre, en cualquier circunstancia y condición económica, es pertinente expresarse, decir las verdades. Hablar, ejercer, recordar.

La instalación de Alba Sotorra y Renata Daoud ha prescindido de las multipantallas adicionales. Un proyector, una imagen. Las imágenes presentan una enorme capacidad de relación entre ellas y crean una poética de belleza singular, potente, de imágenes tan contrastadas como el mensaje que quieren transmitir, que nos habla de lo mejor, de lo peor y de lo más desesperado y frágil de la condición humana.

Y esta constatación final de que nosotros somos unos privilegiados que no podemos hacer otra cosa que ejercer este privilegio con responsabilidad.

AFER_14_r

Todas las fotos: Jaume Prat

(1) O, si se quiere (más interesante todavía) de un modo narrativo no lineal que pone el visitante en una actitud activa al tener que escoger qué y cómo mira y que, finalmente, lo involucra más en lo que se muestra. O esta es la teoría, vaya.
(2) Todo el mundo los llama refugiados, y lo peor de este término es que condena a la persona nombrada a un estado de transitoriedad perpetua: un refugiado no es de aquí ni de allí. Un refugiado no habita. Se asienta. No está. Coloniza. Un refugiado es alguien destinado a moverse siempre. A no tener vínculos ni arraigo.
(3) De hecho esta semana volvemos, y es la última. Corred si os interesa.
(4) William Shakespeare. Resulta especialmente impactante escuchar la frase de lavios de Tatsuya Nakadai interpretando al Señor Hidetora Ichimonji en Ran, la película de Akira Kurosawa que tan bien entendió esta tragedia.

Publicado en Aftermath, Alba Sotorra, crítica, Renata Daoud | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

RCR, Premio Pritzker 2017

HOR-20

Me resulta casi imposible escribir estas líneas de tan embargado por la emoción como llego a estar. RCR. Pritzker. Dos conceptos que en mi cabeza siempre han estado asociados y que ahora se pueden poner juntos por primera vez oficialmente. Estoy contento. Estoy enormemente feliz. No sólo porque creo en la arquitectura de este equipo desde mucho antes de conocerlos personalmente. También porque conozco a Rafael a Carme y a Ramón desde hace un lustro y los quiero. Conocerlos, tratar con ellos, colaborar con ellos ha sido, indudablemente, una de las experiencias más intensas de mi vida profesional. Conocer a sus colaboradores, el equipo humano tras sus obras, tantos nombres que es injusto que diga uno solo por todos los que me dejaría, ha sido tan enriquecedor como conocerlos a ellos. Intentaré dejar que las emociones no me embarguen excesivamente y explicaré la importancia que tiene para la arquitectura la concesión de este premio.

RCR trabajan desde su ciudad natal, Olot. Cuando empezaron su práctica profesional Olot estaba separado de Barcelona por casi tres horas de coche y al menos un puerto de montaña vinieses de donde vinieses. El Pritzker de RCR es un Pritzker descentralizado. Rural en el mejor sentido de la expresión. Rural como es rural la Mequinensa de Jesús Moncada, la Región de Juan Benet o las aldeas que Tolstoi reclamaba describir para describir el mundo. Y RCR no sólo son de Olot. RCR han ganado el Pritzker por sus obras en Olot. RCR son el arquitecto que desde el terruño, desde el fango, se proyectan al mundo entero y lo conquistan. Es desde esta posición ultralocal que han conseguido ser Dubaideses cuando construyen en Dubái o belgas cuando construyen en Bélgica: siempre el mismo espíritu local, vayan donde vayan. Siempre el mismo cuidado por el lugar.

estadi
Foto: Pep Sau

RCR son arquitectos catalanes en el sentido pleno de la expresión. RCR representan nuestra cultura. Nuestro sentido del espacio común, de la luz, de la humedad, de la vegetación. De los olores. RCR representan esa Cataluña interior que no es exactamente la que describen y postulan tanto la Escuela de Barcelona como el GATCPAC anteriormente, esa escuela basada en las casitas blancas mediterráneas, en la brisa y en la parra y en el porche y el vacío pequeño. No. RCR son la Cataluña interior. Son el contraluz de las masías que casi nunca están pintadas de blanco. Son las salas precariamente calefactadas. Son esos soportales que pueden ser tan profundos como la propia masía. Son las casas que no chillan(1). Son ese paisaje de las viñas plantadas sobre tierra volcánica en el Llano de Batet, justo donde se alcanza a ver el mar: y esa descripción de la abadía misteriosa de Umberto Eco en el Nombre de la Rosa llevada a la vida real.

bany
Foto: Pep Sau

RCR es la búsqueda constante de la belleza. ¿Sabéis cuál quiero decir, no? Esa que te deja desarmado. Esa que te deja confundido, con la boca abierta. Es aquella primera sensación global, holística, aquella arquitectura que entra por los poros, aquella arquitectura que hasta un ciego puede percibir. Aquella arquitectura que se siente, que se escucha, que se huele. Que se toca y que destiñe.

RCR es la búsqueda de las sensaciones absolutas. El silencio. El vacío. La serenidad.

SOU_21

RCR representan una reformulación radical de la naturaleza. Lo que ellos llaman la Ciudad Desgarrada. Esa ciudad surcada, alimentada, definida por los flujos naturales, por los gradientes de temperatura, por los corrientes de aire y de agua. Esa ciudad que no hace falta iluminar de noche(2), esa ciudad que puede ser compatible con un corredor ecológico. Esa ciudad que propone ir a dormir cuando se hace de noche, y levantarse más temprano. Cultivarse la comida. Tener frío y calor. Esa ciudad que valora la latitud donde se coloca, que valora la diferencia y se sirve de ella para particularizarse y convertirse en un espacio único y atractivo.

ciutat esquinada
Croquis de Olot como Ciudad Desgarrada.

RCR representan la conexión con el arte. Representan la arquitectura que sale de sí misma. Representan repescar las sensaciones que provoca una pintura, una canción, una escultura, un paisaje.

SOU_31

No tenemos que pensar en RCR como en unos arquitectos. RCR son más unos poetas. RCR viven, trabajan para construir. Piensan en construcción. No quieren proyectos utópicos. Quieren realidades. Quieren obras que, una a una, todas diferentes, todas maravillosas, transmitan este mensaje por piel. Por contacto. Cerrad los ojos. Sentid. Tocad. Oled.

CARP_3

Sin saber qué más añadir, feliciades, Rafael, Carme, Ramon. De todo corazón.

BRUG_19_redux
Todas las fotos: Jaume Prat, excepto indicadas.

(1) Título (Les cases que no criden) del mejor libro de arquitectura que jamás haya producido este estudio, y ha producido unos cuantos. sobre las masías de los terrenos volcánicos que rodean Olot.
(2) Mención especial aquí a los maestros Batlle i Roig y a proyectos como la Rehabilitación Medioambiental de los Márgenes del Río Llobregat, tan en sintonía con la obra de RCR.

Publicado en RCR arquitectes | Etiquetado , | 3 comentarios