Dos Catedrales Mínimas_ Primera serie

(Primera serie de imágenes que acompañan al artículo Dos catedrales mínimas, publicado en Diario 16)

Bodega cooperativa de L’Espluga de Francocolí (1912-3) Lluís Domènech i Montaner, proyecto, Pere Domènech Roura, construcción. Foto: autor desconocido.

La génesis del modelo. Planta basilical con un arco apuntado que cuestiona lo que se puede conseguir con un arco de medio punto y prefigura las experiencias posteriores de Cèsar Martinell con arcos catenáricos. La bodega se construyó con dos naves. Martinell añadió una tercera indistinguible de las otras dos en los años cincuenta. Foto. Wikipedia.

La conectividad horizontal se insinúa, conseguida en este caso por la yuxtaposición directa de las dos naves sin espacios intermedios.

La bodega cooperativa de Aiguamúrcia (1920) es una de las más pequeñas proyectadas por Martinell sin que su espacio interior pierda un ápice de calidad. Foto: Jaume Prat.

La bodega cooperativa de Santes Creus (1921), pequeño núcleo urbano perteneciente a Aiguamúrcia, incide en las mismas características que la anterior bodega situándose entre medianeras en la calle de acceso al pueblo: el modelo Martinell se puede adaptar a todo. Foto: Jaume Prat.

La bodega cooperativa de Vila-Rodona (1919), en que Martinell adapta un proyecto previo de Joan Rubió i Bellver, se construye con medios mínimos, con estructuras de ladrillo de gruesos imposibles y techos de madera. Y sigue habiendo espacialidad. Fotos: Jaume Prat.

Esta entrada fue publicada en Cèsar Martinell, crítica, Diario 16 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *