De la profundidad de las tumbas.


Reflexionando sobre la iconografía cinematográfica, también el nombre de una serie ( dos metros bajo tierra) , preguntando a mi cultura general sobre las tumbas musulmanes, el jueves, visitados cementerios protestantes en Centro Europa, pensando en las imágenes de las fosas comunes abiertas en demasiadas guerras. Cuestión: las tumbas acaban teniendo todas una profundidad similar, la de la vida humana. Justo diez centímetros por encima de la cabeza del enterrador, justo allí donde la vida no ve nada, justo cuando te incorporas, en un gesto de respeto y , por encima de tu cabeza, el cielo (luz cenital, la última de todas) tu cabeza no sobresale: Respeto . La medida humana aplicada a todas las cosas, también como muestra última, como homenaje .

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *