Contraluces , reflejos, color negro.


Visita virtual a las penúltimas obras de los RCR en virtud del último Croquis que les dedican. Sensaciones reforzadas empíricamente después de las visitas al parque de Begur, a la manzana de la Barceloneta. Edificios sorprendentemente tranquilos, filtrados por unas sensaciones confortables. Interiores neutros que permiten no fijar-te demasiado en un espacio de calidad funcional, que envuelve sin exigir, de una neutralidad intencionada, que huye de las mediocridades demasiado vividas desde el proyecto y demasiado poco desde la experiencia. Sorprende un tratamiento de la luz poco obvio: íntimo, muy contrastado, asociado sistemáticamente a colores siempre o muy claros o muy oscuros , a menudo los del propio material en bruto, cuando hay pasta para lograrlo . Espacios a menudo en forma de caja, cinco contornos cerrados y el sexto suplido por vidrio (pasamanos, persianas de religa, filtros solares bien trabajados y, cada vez con más frecuencia , orientaciones a norte directas). En ocasiones las oberturas se presentan en caras opuestas, y los espacios interiores oscuros: el ambiente queda definido por zonas de luz claramente diferenciadas,acompañadas de un diseño de la luz artificial bien trabajado (luces bajas que refuerzan la geometría). Cerca de la ventana se está bien. . Se está, sin más. Son espacios donde te puedes imaginar leyendo o dibujando o hablando, y, metros más adentro,la percepción global es la del contraluz que refuerza las texturas, esconde detalles Dios siempre puede mirarse satisfecho y enmarca vistas. A veces me viene a la cabeza “the searchers” de John Ford, o Wayne destacándose contra un valle de la muerte que nunca le dejó tener casa. Reflexión de Merwan (apresurada, exigente, condicionada por los esfuerzos que hacemos a nuestra propia obra, a menudo demasiado trabajada por la imposibilidad de poderla construir, sobrereflexionada) sobre esta cualidad de la luz: poca intención, un cierto descontrol, prácticamente nunca artificios que la oscurezcan, dirijan o filtren. Pero la intención está , y nuestra ciencia es lo suficientemente injusta como para dejar que unos obtengan resultados sin esfuerzos aparentes mientras que otros parecen esquizofrénicos sin talento, francotiradores que disparan hacia todas las direcciones excepto la buena probando de demostrar una ciencia que no encaja ni con voluntad para que así sea . RCR entroncan con la tradición catalana mucho más que cualquier otro equipo de arquitectos actual. Pienso: fuera de la arquitectura religiosa la luz cenital está ausente de la arquitectura catalana hasta la aparición del racionalismo (arquitectura centroeuropea que tarda en implantarse más por la cualidad de los arquitectos llamados modernistas que por ninguna reticencia cultural que parece estar más en la cabeza de los críticos que en el desprejuicio de muchos de los arquitectos de la época. Pienso en la galería de Jujol en el Mas Bofarull, frente a unos viñedos integrados en la arquitectura como un espacio visual, último filtro de privacidad de la familia: arcos de ladrillo soportados por columnas de piedra artificiales de catálogo, frescos del arquitecto y todo pintado con azulete-que-aleja-los-malos-espíritus (por desgracia ineficaz contra la desgracia familiar de aquella buena gente que me mostró la casa con tanta generosidad). Pienso en las pequeñas casas de Martinell en el Campo de Tarragona , en los hogares de Gaudí, en las masías catalanas: espacios siempre oscuros , cortinas de ganchillo , señoras con pinta de mayores mirando la calle, contraluces , plantas: una vida. La luz cenital: iglesias , el Palau Güell, (ésto : un palacio, y la reconstrucción de St. Pietro il Montorio, homenaje genial a una arquitectura culta y foránea). Las masías catalanas: nueve cuadrados, ventanas pequeñas , madera , materiales en bruto, siempre contraluces .RCR enfoca esta tradición , y me recuerda una pequeña foto de los arquitectos tomada en una masía, Carme Pigem con una olla en la mano, platos, todo el mundo sonriendo (los directores del Croquis, probables invitados ): paredes de piedra, más contraluz, tranquilidad. Buena manera de domesticar espacios , de disfrutar de aquellas sensaciones puntuales que nos recuerdan que es la buena arquitectura , sin imponerse, sin demandar atención constante.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *