Bartlebooth IV: Las virtudes

La gente de Bartlebooth (Luís Armas Sar, Antonio Giráldez López, Begoña Hermida Castro i Pablo Ibáñez Ferrera) tuvieron, hará unos cuantos meses, una buena idea para el cuarto número de su revista: reunir cuarenta escritores de arquitectura para reflexionar sobre la ciudad contemporánea a través de las cuarenta virtudes de Roma. Recibí el primer mail el 13 de abril, donde se me proponía escoger dos de estas virtudes (por si una de ellas estaba ya escogida) y, a partir de ella, desarrollar, con total libertad, un escrito en estos términos.

El resultado final es una publicación de unas trescientas páginas, tapa blanda, blanco y negro, formato cuartilla. No destacaré ninguno de los otros treinta y nueve artículos porque su suma me parece extraordinaria. Y sus nombres dan vértigo. Los escritos forman un collage literario que, por momentos(1), incorpora el diseño gráfico a la obra realzando su sentido.

Mi contribución personal se concretó escogiendo la Dignitas como virtud, casi por instinto(2). A través de este nombre y de una primera búsqueda en el diccionario fui elaborando un pequeño trabajo de investigación de esos que no sabes ni dónde empieza ni en lo que derivará. La búsqueda me llevó a darme cuenta de que todas las ciudades romanas que no eran Roma querían serlo, aunque ya le hubiese gustado a la propia Roma tener alguna de sus características. Ello me llevó a centrar la reflexión sobre la ciudad genérica. Y a apostar por cuál de ellas me parece más adecuada en los tiempos que corren.

Felicidades al equipo de Bartlebooth y a mis compañeros colaboradores de la revista. Es un orgullo haber podido formar parte de un proyecto así.

Acceso a (y compra de) la revista.

Bartlebooth-_las-virtudes

(1) Otros, como yo mismo, que soy así de limitado, hemos elaborado un texto base, enchufado algunas imágenes (ilegales) y el personal de Bartlebooth se las ha apañado con un diseño gráfico estándar de alto nivel que convierte el acto de leerse a uno mismo en un placer inesperado.
(2) O para ver si la encuentro.

Esta entrada fue publicada en Bartlebooth y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *