archbib.com_Josep Ferrando

Desde hoy está disponible, mediante subscripción gratuita en www.archbib.com el volumen que corresponde a la obra de Josep Ferrando.
La historia de Josep Ferrando, arquitecto de sobras conocido, es una historia de éxito. De éxito fundamentado en un trabajo constante y bien hecho, que plasma directamente sus inquietudes personales en una obra sin fisuras, perfectamente coherente en cualquiera de sus manifestaciones. Y no hablo sólo de arquitectura construida.

Conocer la base de su trabajo y lo que lo impulsa a expresarse como se expresa podría ser razón suficiente como para leer el libro. Pero, a mi entender, el motivo principal para hacerlo consiste en una actitud extrapolable a cualquier carrera profesional, a cualquier volumen de trabajo. Exportable, incluso, a cualquier arquitecto sin oportunidad de construir: la actitud de convertir todo lo que se toca, cualquier documento, dibujo, maqueta, cualquier fotografía, en arquitectura. La arquitectura no se expresa sólo en la obra terminada. No es un documento finalista. La arquitectura de Josep Ferrando obvia completamente el debate de cuando un edificio empieza a ser arquitectura, o cuando termina de serlo: si cuando se entrega al cliente, cuando se fotografía, cuando los pintores están dando los últimos retoques, cuando se entrega el proyecto de ejecución o si realmente empieza a ser arquitectura cuando entran los clientes. Lo obvia porque su respuesta es que todo es arquitectura. Del primer croquis que se hace en el estudio a las maquetas de geometría, eventualmente los planos del calculista de estructuras e incluso (como lo cuenta el propio Josep en el libro) el propio proceso de envejecimiento del edificio, y su restauración entendida como una segunda vida.

Josep Ferrando es un ejemplo de cómo una trayectoria vital puede ser, con esfuerzo y trabajo, arquitectura si así se desea. Desde la misma carrera hasta que puedes devolver a la academia lo que te ha dado convirtiéndote tu mismo en profesor pasando por cualquier cosa que se haga entremedio. Más detalles en el libro.


Foto: Adrià Goula

Esta entrada fue publicada en crítica, Scalae. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *