Aalto i los interiores que no tienen exterior

Exterior  del pabellón  de Finlandia en  Nueva  York

El pabellón de Finlàndia tiene  exterior. ¿Obviedad? La feria de Nueva York se celebra en  Queens, a base de pabellones exentos. Convivien en ella diseños  de Bunshaft, Harrison, Skidmore, Owings and Merrill (precisamente  es  allí  cuando traspasan la dirección del diseño de su firma al fínisimoBunshaft, navegando en esta incertidumbre de la transición entre el manhattanismo y el movimiento moderno). Pabellones enormes con  y sin interior , esculturas, arquitecturas que basan en parte  su calidad en el tamaño, en la estridencia. No me desagrada, pero entre ellos esta Alvar Aalto haciendo lo que todos conocemos , un interior puro, un trozo  de Finlandia descontextualizado en Nueva  York.
El pabellón  está exento.
El pabellón tiene un  exterior.
El pabellón tiene  un exterior cúbico, de madera  Una discreta ventana corrida , apaisada. Un buen  edificio , que se retira, que quier pasar y  pasa desapercibido  entre muchos  edificios que quieren llamar la atenció . Aalto nunca construirá ningún  exterior en Manhattan.
Entre el pabellón exterior y el  interior, nada . Un vacío , unos cables que sujetan la enorme pared desplomada. Un momento de nada, un cielo raso de teatro, un espacio  no practicable, residual, producto de la colisión  entre un exterior puro y un interior puro.
Aalto no lo resuelve . Sencillamente, se dan de espalda , ignorándose , en un diálogo mudo.
Aalto no  dibuja nunca la sección entera del edificio. O lo hace con el interior o dibuja el alzado exterior, o lo hace fotografiar para no publicarlo.
Estos espacios residuales no controlados hacen pensar  que, en ocasiones , los grandes dejan cosas al azar. Pragmatismo americano ,¿ quizás ? Seguro que no:  Rockefeller lo habría convertido en el Salón de los cables púrpura . ¿Dejadez ? un grande  no  deja nunca nada al azar . Sencillamente, clasicismo de nuevo : las formas interiores y  las exteriores no coinciden. Como con Palladio, como  con  Miquel Àngel. Como los  teatros…
Repetirá. Cielos  rasos y  envolventes exteriores e  interiores que no se repiten. ¿Allí funciona? ¿La sección  tiene  más  libertad que la planta? En todo  caso , repetirá.
Maison Carrée. Envolventes interiores y exteriores divorciadas. Cuando  pasa no hay luz  cenital: ningún objeto pertenece a los dos mundos a la vez.  Siza lo vuelve a conciliar en la casa de Té.
Moneo proyecta edificios con máscara. Como Venturi. Como, alguna vez , Le Corbusier. Máscara que tiene que ver con el interior , ni que sea para disfrazarlo en positivo y en negativo.
Aalto colisiona  dos formas sin  sentido. Como  Ützon en  Sidney. La ópera  todavía no se ha finalizado. El pabellón  se derribó.
Lucio Costa y Oscar Niemeyer trabajaron juntos.
Y Foster copió sus famosas mesas  a  Carlo Mollino

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *